Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar

Código Fiscal do Investimento: Portugal se consolida como un país destino de directivos y profesionales de alta cualificación, atraídos por su política de incentivos fiscales.

02-12-2019

Portugal tras la reforma de su Código Fiscal do Investimento mediante la aprobación del Decreto-Ley 249/2009, de 23 de septiembre del 2009, introdujo una reducción de los tipos impositivos al objeto de captar inversión de origen extranjero. En el seno de la reforma destaca la reducción aprobada en el impuesto de la renta de las personas físicas no residentes, para quienes se establece un régimen fiscal reducido pretendiendo con ello el legislador portugués atraer personas cuya actividad profesional suponga un elevado valor añadido para la economía del país luso.  

 

La flexibilización del citado régimen fiscal portugués ha provocado que un número importante de directivos europeos se planteen residir en Portugal.

 

Es en “la Parte III regime fiscal do inversor residente nao habitual” del citado Decreto Ley (artículos 23 a 25) donde queda regulado el régimen fiscal de las personas no residentes. Para reunir la condición de no residente la ley portuguesa exige que concurran los siguientes requisitos:

 

  • Tener la residencia física en Portugal acorde con el artículo 16.1 a) y b) del Código del IRS (Código do Imposto sobre o Rendimento das pessoas singulares, equivalente a la Ley del Impuesto de la Renta de las Personas Físicas), el cual exige residir en Portugal durante un mínimo de 183 días (consecutivos, o no) en un período de 12 meses. No es necesario cumplir dicho mínimo de días si se dispone de una vivienda en condiciones de poder ser ocupada o conservada como vivienda habitual.

 

  • Sin embargo, no podrán ser considerados residentes no habituales aquellos contribuyentes que en cualquiera de los 5 años anteriores hayan reunido la condición de residentes fiscales a los efectos del Impuesto de la renta de las personas físicas (IRS).

 

  • Y en todo caso dejará de ser residente no habitual aquel que durante 10 años consecutivos hubiese estado inscrito en el registro de contribuyentes con dicha condición.

Las personas que cumplan con los requisitos exigidos por ley para ser considerados como residentes no habituales podrán beneficiarse, de acuerdo con el artículo 24.1 del citado Decreto-Ley, de un tipo impositivo reducido sobre la renta, el cual  se establece en un 20%.

 

La intención del legislador es ilustrativa, ya que se está aplicando al no residente una tasa reducida que en la práctica es la misma que se aplica a aquellas personas cuya renta oscila entre los 7.091€ y 10.700€ anuales.  Por tanto, la reducción que se aplica a los residentes no habituales se configura de forma clara como una estrategia de política fiscal internacional cuyo objeto es atraer  iniciativa empresarial y  capacidad productiva.

 

Sin lugar a dudas, uno de los elementos que también está contribuyendo al éxito del modelo portugués es la exención impositiva que se aplica respecto de las rentas no generadas en Portugal, respecto de las cual el artículo 25 del citado Decreto-ley establece una distinción en función de su naturaleza. De esta forma se diferencia entre los rendimientos de categoría A, B y H definidos respectivamente en los artículos 2, 3 y 11 del Código de IRS.

 

  • Rendimientos categoría A: Aquellos derivados del trabajo por cuenta ajena, de la función pública o situaciones de prejubilación (artículo 2 Código IRS).

 

  • Rendimientos de categoría B: Aquellos que se desprendan de beneficios empresariales o profesionales por actividad agrícola, comercial o industrial, así como por el ejercicio por cuenta propia de actividades de prestación de servicio, incluido las de carácter científico, artístico o técnico o cualquier otra naturaleza, así como aquellas que puedan desprenderse de una actividad de propiedad intelectual o industrial (artículo 3 Código IRS). La particularidad de la citada categoría es que el gobierno luso es quien define las áreas que quedan exentas y que en el supuesto de que no exista un instrumento para evitar la doble imposición, únicamente podrán quedar exentas aquellas rentas que no procedan de países clasificados por Portugal como paraíso fiscal, o que tenga la consideración de renta no sujeta según la propia ley fiscal portuguesa.

 

  • Rendimientos de categoría H: Pensiones de jubilación u otras prestaciones que se puedan percibir (artículo 11 Código IRS).

 

Los distintos rendimientos generados fuera de Portugal quedarán exentos del impuesto sobre la renta vigente en la republica lusa cuando así lo establezcan los convenios para evitar la doble imposición firmada entre ambos Estados. En el caso de las rentas originadas en España, cabe destacar que España y Portugal firmaron en Madrid el 26 de octubre de 1993 el Instrumento de ratificación del Convenio entre el Reino de España y la República portuguesa para evitar la doble imposición y prevenir la evasión Fiscal en materia de impuestos sobre la renta y Protocolo.

 

En virtud del Instrumento para evitar la doble imposición entre España y Portugal, las distintas categorías de rendimientos disfrutaran de la exención impositiva acorde con lo establecido en el propio Instrumento. Por tanto,  el español que ostente la condición de Residente No habitual en Portugal pagará en España el impuesto correspondiente a las rentas generadas en España, pero no en Portugal.

 

Cabe destacar que la Agencia Tributaria Española ha endurecido sus criterios respecto del reconocimiento del certificado de residencia expedido por las autoridades portuguesas como título habilitador para eximir al contribuyente del pago del impuesto de la renta, de forma que ha incrementado el número de inspecciones para evitar la simulación de residencia fiscal. Sin embargo, como bien recoge la jurisprudencia de los Tribunales de Justicia (STSJ de Galicia núm. 233/2018, de 2 de julio del 2018, entre otros), los certificados emitidos válidamente por autoridades competentes tienen presunción de veracidad como prueba y desvirtuarlos requiere de un esfuerzo probatorio que la Agencia debería acometer, por ello mismo y con este objeto la Agencia ha optado por aumentar el número de actuaciones.

 

Es obvio que las condiciones que ofrece el régimen fiscal portugués representa una optimización de la carga tributaria de los profesionales que optan por trasladar su residencia al país luso. Sin embargo, el traslado debe ser real y efectivo, no aparente y ficticio puesto que en ese caso se estaría vulnerando la legislación española con la lógica sanción que dicho incumplimiento debe conllevar.

 

En todo caso, es evidente que el modelo portugués y su reforma, cuyo principal objetivo era atraer talento y capacidad productiva ha sido un éxito.

 

 

 

 

 

Oficinas

Barcelona

Madrid

Lisboa

  • Rua Latino Coelho, nº 13-2º andar
    1050-132 Lisboa ( Portugal)
  • Tel: (+351) 211 377 292
  • Fax: (+351) 211 377 112
  • lisboa@gayrosellsolano.com

Buenos Aires